Depilación Definitiva

Todo sobre la Depilación Definitiva

Seguramente ya te ha rondado esta idea por la cabeza durante un tiempo: la depilación definitiva. En especial si eres mujer, sabes lo cansino que puede llegar a ser lo que llaman ‘mantenerse perfecta’. Lo cierto es que, a diferencia de un hombre, no puedes simplemente pasearte por la playa con las piernas sin depilar, y retirar el vello de las axilas ya se ha vuelto incluso una cuestión de higiene. No mencionemos ya otras zonas a las que preferiríamos no aplicarles cera caliente, la depilación íntima puede ser una pesadilla. Por otro lado, aun si eres hombre, puedes saber muy bien lo desagradable que puede resultar la depilación, que además es un método, aunque efectivo, temporal. Y todos sabemos que las cremas depilatorias y las cuchillas son menos eficientes y, hay que admitirlo, también un poco fastidiosas. ¿No sería muy cómodo, sencillamente, que ya no te creciera más vello?

Depilación Definitiva canstockphoto26546667

(c) Can Stock Photo
Claro que a la hora de recurrir a esta opción tenemos ciertas reservas, como si fuera demasiado bueno para ser verdad. En primer lugar quizás creamos que los precios son imposibles, y aunque es cierto que no resultan demasiado económicos, sí se puede acceder a ellos. Luego están los riesgos: corre el mito de que el láser es cancerígeno, o de que el proceso puede resultar muy doloroso o tan arduo como una cirugía. De nuevo, no es así. Y si te estás preguntando si es que en verdad la depilación definitiva no tiene ninguna desventaja o aplica para todo el mundo, te decimos que generalmente es así. Exceptuando a ciertas personas con alguna condición médica específica, cualquiera, sea hombre o mujer, puede someterse a este procedimiento de forma casi indolora y con resultados prontos y patentes que pueden durar toda una vida, quitándote un peso y un buen gasto de encima. Funciona para lo que quieras, tienes depilación brasileña, depilación de cejas, depilación bikini, depilación facial, en la espalda, en los brazos o en las piernas.

A continuación te contamos todos los detalles.


Depilación definitiva Métodos

Lo primero a tener muy en cuenta es que la depilación definitiva, hasta ahora, es un tipo de tratamiento médico. Estético, sin duda, pero al igual que la ortodoncia requiere de ser llevado a cabo y atendido por un profesional de la salud. En realidad no es un proceso peligroso, pero hay ciertos factores a tener en cuenta en los que sólo un doctor puede guiarte por el mejor camino y, por tanto, darte los mejores resultados.

Básicamente tenemos dos métodos disponibles. Una es con láser, y la otra es la fotodepilación o luz pulsada de alta intensidad (IPL), de la que hablaremos a fondo más adelante y que se diferencia del láser porque la luz aplicada al folículo es policromática y menos específica.

Para eliminar el vello, el láser se vale de la melanina que contiene. Es decir, de su color: por tanto, en caso de pelos rubios o blancos se debe recurrir a otro método. Cuando el haz de luz de una determinada longitud de onda e intensidad interactúa con el folículo se vuelve calor, destruyendo el bulbo piloso sin afectar a los demás tejidos. Y a su vez, existen distintos tipos.

  • Láser Alejandrita: tiene una longitud de onda de 755nm y suele usarse en vello oscuro y con un tono de piel medio.
  • Láser Rubí: su longitud de onda es de 695 nm. Está especialmente indicado para pieles claras y vello negro.
  • Láser Diodo: posee una longitud de onda de 810 nm. La depilación láser diodo se utiliza en pieles oscuras y vello oscuro.
  • Láser Neodimio-Yag: con una longitud de onda de 1064 nm, se puede emplear en todo tipo de piel, pero con menor eficacia.

De otro lado tenemos la depilación eléctrica, que también es considerada un tipo de depilación definitiva. Esta consiste en quemar las células responsables del crecimiento del vello mediante la introducción de una aguja muy fina hasta la raíz, donde se aplica una pequeña descarga eléctrica durante varias sesiones. Sirve también para cualquier parte, pero puede resultar dolorosa, así que se aplica anestesia local.

En cualquier caso, lo primero que van a hacerte es un chequeo médico y a revisar tu historial. Allí el experto determinará que método es el mejor para ti y cuántas sesiones vas a necesitar. Para iniciarlas, seguramente se te recomendará no depilarte durante un tiempo, no haberte bronceado y no tener heridas en la piel.


¿Depilación definitiva casera?

Como ya mencionamos, la depilación definitiva láser es un tratamiento médico, y, por tanto, no puede realizarse en casa. Sin embargo, ¿hay algún procedimiento natural que nos permita deshacernos del vello de forma permanente? Esto resulta un poco discutible.

Es cierto que existen muchos métodos de depilación casera que pueden resultar tan efectivos como cualquier otro: la “cera de azúcar”, la pasta de pimienta blanca y alcanfor, el polvo de cebada con leche, aceite de almendras… ¿alguna de estas mezclas funciona para siempre? De modo general la respuesta es no, pero se dice que hay un truco antiguo para que el vello deje de crecer.

Los ingredientes para dicha técnica son zumo de limas, claras de huevo y jengibre. Lo que se debe hacer es batir el zumo con las claras, aplicar el resultado sobre la piel recién depilada y polvorizarlo con el jengibre. A tres o cuatro veces de hacerlo, se supone que el vello no crece más. Puedes probarlo, pero ciertamente no es una promesa segura.

Ahora, cada día los expertos avanzan más para darnos la posibilidad de una depilación permanente y libre de riesgos sin tener que salir de nuestro hogar. Por eso, la depilación láser en casa técnicamente ya existe, a través de algunos de tipos de depiladora láser que pueden adquirirse en el mercado. Máquinas como Tria, de láser, o Lumea, de luz pulsada, parecen dar buenos resultados. Sin embargo, estos aparatos, por pura seguridad, no tienen la misma potencia que aquellos a los que podemos acceder en los centros estéticos con profesionales de la salud, así que sin lugar a dudas no será lo mismo.

depilacion definitiva canstockphoto27401587


Depilación definitiva soprano

Esto es lo más novedoso en cuanto a depilación definitiva. Técnica desarrollada por Alma Lasers, es la única que permite depilar todo tipo de piel, incluyendo las bronceadas o el vello muy rubio, incluso en verano, cuando por regla general no es recomendable llevar a cabo el procedimiento. Se trata de una combinación de tecnología diodo de alta potencia CW y el modo SHR, un sistema novedoso que remueve el vello “en movimiento y en forma progresiva” mediante una técnica de barrido que elimina el problema de puntos o zonas no tratadas. Dicho de otro modo, se utiliza un calentamiento gradual que protege la piel y evita quemaduras, moviendo definitivamente el cabezal sobre la superficie.

Su principal diferencia con otros láseres es que ellos emiten un solo pulso de luz continua, y en cada uno confieren una intensa energía que puede rondar entre los 20 y 50 Joule (intensidad lumínica por centímetro cuadrado), mientras que el soprano reparte esa energía en pequeños pulsos de luz alrededor de los 10 Joule, sumando hasta 100 Joule entre todos; y por lo tanto alcanza mayores niveles de energía y de efectividad. Quizás la mejor parte es que en cada pulso hay una mínima pausa que permite a la piel descansar y enfriarse, por lo que resulta indoloro, seguro, y permite reincorporarse a las actividades cotidianas de inmediato.

Para completar la remoción permanente del vello con esta técnica, necesitarás de 5 a 8 sesiones, que se realizan de forma mensual hasta la ingle; a excepción de las piernas que son cada tres meses respetando el ciclo normal del pelo.


Depilación definitiva Luz Pulsada

Llegamos a la depilación IPL, que técnicamente es conocida como Láser Xenon, Krypton-Argon y popularmente como depilación Luz Pulsada. Este tipo de tecnología también se usa en el fotorrejuvenecimiento (tratamiento de pigmentación de la piel y daño solar) y en ciertos casos dermatológicos, por lo que resulta muy eficiente. Consiste en utilizar una especie de lámpara que genera una fuente de luz policromática de alta intensidad con un espectro entre 515 nm y 1.200 nm destinados a usarse aplicando diversos filtros que ayudan a materializar una forma de onda específica.

En la eliminación del vello, este espectro se aplica sobre la superficie de la piel en orientación a la melanina. De allí viaja hasta golpear el bulbo o raíz del pelo, que absorbe la luz y se calienta hasta destruirse. Por supuesto, con este procedimiento también se requieren de varias sesiones: en un determinado momento no todos los folículos pilosos están “activos”, y estos pueden ser los únicos afectados por el tratamiento. Por ello hay que aguardar a que los demás se activen para la siguiente sesión (cuyo tiempo será determinado por el especialista) para poder eliminarlos. De este modo serán necesarias de a 8 a 10 sesiones con varias semanas de diferencia entre cada una. A largo plazo, puede tener hasta un 70% de efectividad.


Depilación definitiva: Contraindicaciones y riesgos

Las contraindicaciones nos dicen quiénes no pueden aplicar a este tratamiento. Y generalmente se engloban en cuatro para las personas mayores de 14 años: primero, si estás tomando algún medicamento fotosensible, como algunos usados para combatir el acné, su médico ya debió haberte recomendado evitar la exposición a la luz solar y artificial. Segundo, si padeces de alguna enfermedad que empeore con la luz, como porfiria, lupus o vitíligo, no podrás exponerte al láser y quizás la depilación eléctrica sea una alternativa para ti. Por eso es de gran importancia acudir a un centro especializado donde examinarán muy bien que tu cuerpo no tenga inconvenientes en aceptar el proceso.

La tercera contraindicación es la que suele venir en todos los medicamentos: si estás embarazada. En teoría el láser no resulta dañino en modo alguno para el feto, pero los médicos siempre recomiendan a las madres, por su propia seguridad y la de sus hijos, no someterse a ningún tratamiento a menos que sea absolutamente necesario. Finalmente, también se indica evitar la depilación láser a personas recién bronceadas y recién depiladas a la hora de la sesión.

En cuanto a los riesgos, estos se presentan sobre todo cuando no se acude a un centro que cuente con profesionales de la salud. Los más comunes son la quemadura en primer grado y los cambios de tono en la piel, es decir, la aparición de manchas oscuras o claras que por lo general suelen ser transitorias. Menos común pero tal vez más riesgoso son las reacciones adversas a la anestesia local: si esta se aplica en exceso o llega al torrente sanguíneo puede causar metahemoglobinemia, una patología por la que la hemoglobina pierde la capacidad para transportar el oxígeno a los tejidos y que causa mareos, somnolencia y lenguaje torpe. No obstante, esto puede suceder, repetimos, cuando el procedimiento no está supervisado por los médicos.


Depilación definitiva hombres

Hoy día ya no hay mucha distinción entre depilación femenina y depilación masculina: una es tan común como la otra. Los hombres también están en todo su derecho de cuidarse, y las zonas más demandadas son pecho, cuello, espalda, rostro y abdomen. Claro que se debe tener en cuenta que, siendo hombre, se necesitarán más sesiones para la eliminación del vello y según el área y la edad del paciente, existen altas probabilidades de que el pelo vuelva a crecer. Esto ocurre sobre todo en los más jóvenes a causa de las hormonas, así que lo mejor es ponerse en manos del especialista.


Depilación definitiva Precios

La pregunta del millón: ¿cuánto cuesta? En algunas clínicas puedes conseguir un precio cerrado que incluye todas las sesiones necesarias para las zonas que elijas, lo que quiere decir que te saldrá lo mismo por 5 que por 10 sesiones. Siempre es bueno que compares en varios centros especializados, pero podemos dejarte algunos precios meramente orientativos.

Axilas: de 45 a 90 dólares.

Brazos: encima de los 220 dólares.

Línea de alba: entre 30 y 55 dólares.

Medias piernas: desde 110 hasta 200 dólares.

Piernas completas: desde 220 hasta 340 dólares.

Rostro (cejas, labio superior e incluso barba): unos 50-110 dólares.

Depilación eléctrica: alrededor de 50 dólares por sesión.